Salta cuenta con un enorme y variado potencial productivo de frutas que permite un alto comercio regional

 06/12/2017.-

 

La enorme capacidad y variedad productiva de frutas con que cuenta Salta en su extenso Norte, la convierte en una provincia con un futuro comercial –dentro y fuera del país- de alta envergadura.

Los productores apuestan y perseveran. Sin embargo, como en muchos casos, la falta de una infraestructura adecuada puede hacer fracasar cualquier intento empresario.

www.saltainternacional.com  quiso  conocer esa realidad y, en diálogo con el ingeniero agrónomo Guillermo Jakúlica, está en condiciones de presentar a los lectores este material.

En este caso, abordamos en la nota el pasado, presente y futuro de las frutas tropicales.

 

  • Ingeniero, ¿cuál es la realidad del cultivo de bananas en el Norte salteño? Sobre todo recordando que las importaciones allá por la década del ’90 puso en riesgo de perder esta producción.

 

El consumo nacional de esta fruta es tal vez el más importante, si se tiene en cuenta que todo el comercio de la misma se realiza en estado fresco, es decir que no se la emplea en ninguna industria.

Durante mucho tiempo, el país importaba la totalidad de las bananas que consumía.

Sin embargo,  asociado a las investigaciones realizadas y mediante labores adecuadas, a pesar que las condiciones ambientales no son óptimas, se había logrado compensar el defecto climático asociado a la ocurrencia de heladas intensas algunos años, generándose interesantes oportunidades de producción  nacional de bananas, todo concentrado a lo largo de las Rutas Nacionales 34 y 50.

  • Jujuy produce bananas?

 Lo  que se cultiva en la provincia de Jujuy, contribuye con un 1 % del total nacional.

 

  • Dónde se encuentra actualmente la mayor producción salteña de bananas?

Hoy el mayor productor del país es Ramón Tuma con 500 has en Abra Grande, Orán. Actualmente la superficie cultivada  está alrededor de las 2.000 has. Una alternativa industrial abriría nuevas perspectivas a muchos productores que están abandonando los cítricos y la horticultura.

  • El Norte salteño también produce paltas….

 En relación al cultivo de la Palta, la misma ocupa una superficie cultivada total de alrededor de las 600 hectáreas en el noroeste argentino, entre las provincias de Salta, Tucumán y Jujuy.

Salta realiza  una contribución muy limitada, con un área inferior a las 100 ha plantadas,  aunque presente a lo largo de la ruta 34.

  • Por qué tan escasa esa participación?

Podría atribuirse al escaso conocimiento que se tiene de sus propiedades culinarias y dietéticas  y a su elevado precio, que  contribuyen a que sea un cultivo, que si bien prospera, no haya alcanzado todavía un    mayor significado.

Palta Hass

  • Hay una fruta exquisita que viene del Norte: el mango….

Sí. Otro cultivo típicamente tropical es el Mango, originario de la India, que es una especie frutal cultivada en el noroeste casi exclusivamente a lo largo de la ruta 34, ocupando una superficie superior a las 70 hectáreas. Se lo consume en forma fresca principalmente en las zonas de producción.

Para el desarrollo de este cultivo han sido muy importantes las contribuciones técnicas de la Estación de Frutales Tropicales de Yuto, dependiente del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), que han introducido nuevas variedades y generado oportunidades de capacitación a los productores locales.

 

  • Hay cultivos que aún faltan afianzarse?

 Sí. Yo les llamo Cultivos Promisorios.

  • Cultivos Promisorios… ¿Por qué, cuáles son?

 El potencial propio del ambiente tropical de amplios sectores de las Yungas pedemontanas, junto con el complemento de la tecnología en muchos casos, posibilitan que nuevas producciones diferentes a los cultivos tradicionales tengan un futuro destacable.

Sólo citando algunos casos relevantes se puede nombrar el cultivo del Ananá, que con protección parcial en los fríos extremos y golpes de sol, brinda una cosecha de excelencia, ya que pueden recogerse en los meses de mayor demanda  de frutos en plena madurez (octubre–diciembre), lo que eleva notablemente los azúcares y los aromas tan característicos.

  • Hay experiencias concretas y satisfactorias?

Se realizaron algunas experiencias de cultivos comerciales en la zona del Candado (Dpto. Orán). Posteriormente esas plantaciones se desactivaron porque su acceso se realizaba atravesando territorio boliviano. Más recientemente los productores Juan José Ortiz (Colonia Santa Rosa) y el Ing. Agr. Carlos Suárez (Río Blanco, Orán) mantienen pequeñas parcelas comerciales.

  • El problema de la infraestructura en esa zona, que lamentablemente pareciera que nunca se superará…..
  • Algún otro fruto tropical para mencionar?

Otro cultivo ya arraigado en la región destinado hasta el momento predominantemente para consumo familiar es la Papaya, que presenta características de alta producción y calidad notables durante varios meses al año, posibilitando no sólo su consumo en fresco en diversas variedades, sino también su uso industrial con importante demanda nacional, particularmente para la fabricación de frutas abrillantadas.

 

  • La papaya fresca es riquísima. Alguna otra?

Sí. El Maracuyá o Pasionaria, una enredadera con frutos comestibles, presenta también un comportamiento bastante favorable con producciones importantes durante varios meses al año, logrando un insumo industrial interesante con posibilidades para el mercado en fresco.

Nuevamente el referente es el Ing. Carlos Suarez que elabora y embotella jugo de maracuyá a nivel comercial.

. Técnico del INTA yuto con fruto del maracuyá

  • Otros?

 El Guayabo, un arbolito de origen tropical, de la misma familia de los arrayanes, con parientes muy cercanos nativos en la región, tiene una alta producción de frutos, una vez superada con un manejo apropiado su susceptibilidad a ataques de la mosca de la fruta.

Estos frutos pueden ser consumidos frescos, en dulces y conservas.

Las parcelas de Acerola instaladas en la zona producen abundantes frutos en varias cosechas anuales casi continuas entre octubre y mayo (el período de mayor desocupación de la mano de obra rural local). Esta cereza de alto contenido de vitamina C se industrializa en muchos países para la industria de jugos, helados, licores y medicinas.

 

Vemos también un comportamiento interesante por parte de la cactácea trepadora Selenicereus o Fruta Dragón de excelente apariencia y colorido.

 

  • Podemos pensar en otros frutos tropicales posibles de producir en el Norte salteño?

Sí, los  que vienen diría que son cultivos alternativos para la diversificación productiva y para el consumo en fresco.

  • Cuáles?

 La Zarzamora silvestre de las Yungas presenta frutos de alta calidad para preparados artesanales a fines del invierno.

Algo similar ocurre con algunas variedades de Frambuesa , que cultivada en esta zona,  extienden notablemente su período de producción otoñal abriendo un importante nicho de mercado.

 El Ingenio Tabacal tiene plantas de variedades seleccionadas no silvestres en una parcela experimental cerca de Los Naranjos, Dpto. Orán.

Una larga serie de otros árboles frutales nos dan una idea que recién estamos descubriendo nuestro potencial productivo de estos frutales tropicales y subtropicales.

Algo similar ocurre con las variedades de bajo requerimiento de frío de especies usuales, con producciones extra tempranas, como es el caso de los durazneros, higueras etc.

De estas especies hay parcelas comerciales en la zona de Los Pericos en Jujuy, que se desarrollaron dentro de los programas de diversificación productiva de Cámara y Cooperativa Tabacaleras de Jujuy.

  • Y entre los demandados particularmente por la industria? Qué tenemos?

Serían los que denomino “Otros industrializables”.

Paralelamente a los frutales, se observa también un comportamiento productivo importante en muchas especies de palmeras, entre las que se destacan especies de alto valor ornamental y otras que son productoras de Palmitos.

Entre las hortalizas, además de toda la gama de las ya cultivadas, cabe también destacar el comportamiento de especies como el Espárrago, que en estas condiciones de mayor tropicalidad,  extiende su período de brotación a casi todo el año, posibilitando (con un manejo apropiado) agregar un nuevo rubro a la oferta en fresco o para industrializar localmente.

 

Ana Lorenzo

www.saltainternacional.com