Reflotan un tren que une el NOA con el norte de Chile

  • Martín Bidegaray
    Para los exportadores de granos y minerales del noroeste argentino, el envío de sus productos en camiones hasta el puerto de Buenos Aires puede consumir hasta un 50% de sus costos. En cambio, una salida hacia el Pacífico por tren los ayudaría a ser más competitivos y bajar hasta 30% sus erogaciones para despachar al exterior. Eso comenzó a plasmarse a través de un acuerdo entre Argentina y Chile para reflotar el tren trasandino norte, que unirá provincias como Salta, Jujuy y Tucumán con los puertos de Antofagasta y Mejillones, en Chile.

Aunque data de 1948, el tren que unía los dos países nunca alcanzó su potencial. Desde 2006, perdió peso porque el kirchnerismo fomentó el  transporte de carga a través de camiones. En 2012 se tomaron algunas medidas para rehabilitarlo pero no se terminaron hasta mediados de este año. La chilena Ferronor y la ex Belgrano Cargas acordaron una similitud de trocha que es por donde corren las formaciones.

Octavio Bordón, embajador argentino en Chile, y José Antonio Viera Gallo, embajador de Chile en el país, celebraron esta suerte de relanzamiento de las relaciones comerciales bilaterales, acompañados por ejecutivos de Belgrano Cargas y Ferronor.

La eliminación a la mayoría de las retenciones agropecuarias y luego las mineras pueden provocar una mayor actividad exportadora desde Tucumán, Salta, Santiago del Estero, Jujuy y Catamarca hacia Chile.  La reactivación ferroviaria forma parte del plan Belgrano, una inversión de US$ 16.000 millones del Estado nacional para mejorar la infraestructura de esas provincias.

«Tenemos que mirar hacia el Pacífico», resaltó Bordón. Viera Gallo dijo que hay ventajas que las firmas argentinas pueden lograr en Chile. «Por ejemplo, una compañía puede producir en la Argentina y empacar su producto en Chile. Y exportar desde allí con arancel 0%, ya que Chile tiene acuerdos de libre comercio con la mayoría de los países asiáticos con alto intercambio comercial, México, Canadá», ejemplificó el representante chileno.

«En este momento, estamos transportando alrededor de 30.000 toneladas anuales, de derivados de combustibles. Podemos llegar a 100.000 toneladas en el corto plazo», detalló Juan Carlos García Huidobro, gerente general de Ferronor. Ezequiel Lemos, de Belgrano Cargas, también se comprometió en esa dirección, aunque los resultados más contundentes quedarán plasmados hacia 2019.