Cumbre en Cali, Colombia: La Alianza del Pacífico abre la puerta a los “países asociados”.

28/06/2017.-

Ilustración Elena Ospina
EN DEFINITIVA

La cumbre de la Alianza del Pacífico, que empieza mañana en Cali, será la oportunidad de saber cómo el bloque económico regional tiende más puentes con el mercado de Asia Pacífico.

Mañana se anunciarán en el inicio de la cumbre de la Alianza del Pacífico, en Cali, los países con que se comenzará a establecer una negociación comercial conjunta entre Colombia, México, Perú y Chile, como miembros fundadores del bloque económico.

Esto sería posible con la creación de una nueva categoría de “miembros asociados”, de la que harían parte algunos de los 52 países hoy rotulados como “observadores”, que pueden participar en reuniones a las que sean invitados por consenso, con derecho a voz, pero no a voto.

“Le puedo decir que hay solicitudes de Australia, Nueva Zelanda y Canadá, entre otros. Todos ellos han mencionado que quieren ser partícipes del proceso”, comentó la ministra de Comercio, Industria y Turismo, María Claudia Lacouture, al diario El País, de Cali.

Por ahora, en los lineamientos formales de países observadores de la Alianza del Pacífico se consideran como candidatos a ser “miembros parte” los centroamericanos Costa Rica y Panamá.

Pero allí se dan más puntadas de quiénes serían las economías con que se estrecharían las relaciones del bloque con el Asia Pacífico: “Si un estado observador tiene acuerdos de libre comercio con al menos la mitad de los estados parte, podrá solicitar ser candidato para adhesión”.

 

Mirando a Asia

 

En ese sentido, hay diálogos desde la Alianza del Pacífico en dos frentes. En primer lugar, con la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Asean), que conforman Indonesia, Filipinas, Malasia, Singapur, Tailandia, Vietnam, Brunei Darussalam, Camboya, Laos y Myanmar.

Como segundo, también el bloque latinoamericano ha mostrado cercanía con el Foro de Cooperación Asia-Pacífico (Apec), a instancias del cual se gesta un nuevo Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP) entre 11 miembros, luego de que Estados Unidos decidió dejarlo, en enero pasado.

Al llamado TPP-11 están vinculados todos los países de la Alianza Pacífico, excepto Colombia, que ha manifestado su intención de sumarse, para ampliar sus lazos comerciales con Australia, Canadá, Japón, Malasia y Vietnam.

“Los países van a presentar propuestas en noviembre próximo sobre cómo llevar adelante el TPP”, dijo en mayo pasado Todd McClay, ministro de Comercio de Nueva Zelanda, uno de los países interesados en negociar un acuerdo en bloque con las cuatro economías de la Alianza del Pacífico.

“La prioridad debe ser profundizar y fortalecer la dinámica entre los países miembros, antes de admitir nuevos miembros. Esperemos que la materialización de la nueva categoría de países asociados no implique la dilución de responsabilidades que da la condición de miembro pleno”, escribió Martín Carrizosa, presidente del Capítulo Colombia del Consejo Empresarial de la Alianza del Pacífico (Ceap), en la última edición de la revista de la Asociación Nacional de Empresarios (Andi), divulgada ayer.

 

Más comercio es prioritario

Mientras se conocen cuáles son los países que pasarán de “observadores” a asociados”, Colombia asumirá la presidencia temporal de la alianza durante la cumbre de Cali. La ministra Lacouture anticipó que será una prioridad la facilitación del comercio para avanzar en aumentar el intercambio y la atracción de inversionistas.

Cabe recordar que en mayo se cumplió un año con 92 % del comercio libre de aranceles, el 8 % restante mantiene una desmonte progresivo en un plazo de tres a 17 años, informó ayer ProColombia.

En ese sentido, las exportaciones colombianas a sus tres socios sumaron de enero a abril 914,73 millones de dólares, un incremento de 17,8 % frente a las de igual cuatrimestre de 2016, según el Dane.

“Esperamos que para el 2018 tengamos listo el operador económico autorizado entre los cuatro países y la unificación de las aduanas, que son procesos para agilizar las acciones”, agregó Lacouture.

Cabe anotar que desde julio del año pasado hay una operación integrada de ventanillas únicas de comercio exterior de los cuatro países. Lo anterior permite reducir trámites con el proceso electrónico de intercambio del certificado fitosanitario.

Este año se replicaría la experiencia con los certificados de origen, requisito que permite incorporar en el producto final que se exportará a países de la alianza, otros bienes intermedios e insumos de cualquier otro país miembro.

 

Fuentes: DIARIO EL PAIS de CALI/EL COLOMBIANO